Menú Cerrar
Blog

Alteraciones que se confunden con el dolor menstrual

Muchas veces las mujeres adjudican los dolores que padecen durante la regla, a los procesos naturales de la menstruación. Sin embargo, estas alteraciones no deben ser tan intensas al punto de interferir con sus actividades diarias, lo ideal es asistir a consulta para determinar la fuente real del dolor. Sostiene el doctor Juan Pablo Poblete, especialista en ginecología y obstetricia.

El doctor Poblete explica que según la etapa en la que se encuentre la mujer, pueden existir diversos factores que ocasionan dolor pélvico que normalmente son asociados con la menstruación.

En la adolescencia

El dolor menstrual es una de las causas más frecuentes de visitas al ginecólogo. Las jóvenes deben tener claro que el primer período es un proceso normal y con él se acompañan una serie de cambios físicos y hormonales, sin embargo los dolores fuertes son una señal de alarma que se debe atender.

Entre los detonantes que activan el dolor se encuentran el mal aseo en los genitales, usar ropa interior de látex o telas elásticas, el uso de protectores diarios, no lavarse las manos antes del aseo genital e incluso asearse la zona genital más de dos veces al día.

Estos hábitos suelen causar infecciones vaginales cuyos síntomas suelen atribuirse al período, explica el doctor Poblete, además enfatiza en la importancia de educar a las niñas sobre estos temas para que aprendan a conocer su ciclo e identificar cuando algo no marcha bien.

En la edad fértil

Cuando una mujer tiene una vida sexual activa, la infección vaginal sigue siendo una causa importante de dolor menstrual pero a ella se le suman otras fuentes de dolor pélvico.

El uso del dispositivo intrauterino causa alteraciones en el ciclo menstrual, sobre todo si no se le hace el debido seguimiento tras su implantación, las enfermedades de trasmisión sexual también suelen camuflarse con la regla, enfermedades del útero como los miomas y la endometriosis pueden causar fuertes alteraciones en la zona pélvica.

Más allá de los procesos naturales del ciclo menstrual, la vida diaria de la mujer no debe verse afectada por su período, si se experimenta dolor patológico y otras molestias es probable que su organismo esté atravesando por algo más que necesite atención y tratamiento.

Con el tiempo se aprende a identificar síntomas como el síndrome premenstrual que genera cambios de humor y disminución de energía, entre otros, sin embargo si se detectan alteraciones poco habituales visite a su médico.