Menú Cerrar
Blog

Qué es el diagnóstico genético preimplantacional y cuando se realiza

El diagnóstico genético preimplantacional o DGP es un novedoso método de prevención que se aplica en tratamientos de fertilidad asistida a fin de detectar anomalías de índole genético en un embrión antes de implantarlo en el útero.

La especialista en ginecología y obstetricia, Ángela Canales, explica que este novedoso método mejora el pronóstico de implantación del embrión en el útero de la madre y disminuye la tasa de abortos, pues se seleccionan los embriones con una carga genética normal y se descartan los que arrojan alteraciones genéticas o cromosómicas.

El DGP se realiza de tres a cinco días de haber realizado la fecundación de varios óvulos con los espermatozoides, una vez desarrollados los embriones, se toma una biopsia del trofoectodermo (capa que formará la placenta), las células extraídas mediante este procedimiento se ubican en un tubo especial y posteriormente se realiza el análisis de ADN mediante diferentes técnicas biológicas.

Los resultados de la evaluación indicarán cuales son embriones genéticamente sanos y cuales presentan alteraciones, y en función de ello, se seleccionan los que serán implantados y los que por sus alteraciones genéticas serán descartados.

Este tipo de procedimientos se aplican en condiciones especiales como:

  • Cuando algunos de los padres es portador de alguna enfermedad genética hereditaria
  • Cuando la madre tiene más de 38 años
  • Cuando se han presentado fallos repetidos de implantación
  • Cuando hay abortos repetidos
  • Cuando algunos de los padres presenta alteraciones cromosómicas
  • Cuando existen antecedentes familiares de enfermedad genética