Menú Cerrar
Blog

Embarazo positivo ¿Qué sigue ahora?

El doctor, Ginecobstetra Juan Pablo Poblete, nos habla un poco sobre el momento de cuando te enteras que estás embarazada. El embarazo no es una enfermedad, es un periodo en la vida de una mujer que decide tener hijos; es un periodo de felicidad. Es importante tener claro que solo una de cada diez mujeres que se embaraza tiene problemas, pero indistintamente de estos, el embarazo debe disfrutarse, pues hoy hay respuestas para esos problemas.

No importa si la mujer ya es madre o si es primeriza, ante la sospecha de embarazo, lo primero que debe hacer es acudir a la consulta con su ginecólogo, matrona o matrón, para salir de la duda, confirmar el embarazo y saber si está bien encaminado. Los medios de confirmación son un examen de sangre y una ecografía.

Siempre es importante recordar también a las mujeres en situación de embarazo, en especial a las primerizas, el riesgo de pérdida, la ocurrencia de sangrados, desprendimiento de placenta y otras anomalías.

No importa si la mujer ya es madre o si es primeriza, ante la sospecha de embarazo, lo primero que debe hacer es acudir a la consulta con su ginecólogo, matrona o matrón, para salir de la duda, confirmar el embarazo y saber si está bien encaminado. 

Asistir al control prenatal desde que se confirma el embarazo, hasta el momento del parto es muy importante, porque le va a permitir a la madre vivir esta etapa tan importante de su vida y llegar a feliz término sin complicaciones.  

Para garantizar un buen estado de salud tanto de la madre como del bebé en formación, la especialista en ginecología y obstetricia, Ángela Canales destaca una serie de hábitos que se deben adquirir incluso antes del embarazo.

Entre los más importantes, señala el consumo de micronutrientes como el ácido fólico, el hierro y el calcio por lo menos tres meses antes del embarazo si la gestación es planificada.

Es bueno recordar que ir al baño a orinar no debe esperar; es decir, si no hay ningún impedimento debe ser atendida de inmediato por la embarazada.

Posponer el ir al baño a orinar aumenta el riesgo de infecciones. Las infecciones urinarias deben evitarse durante el embarazo, pues aumentan el riesgo de parto prematuro. 

Por otra parte, el especialista  en ginecología y obstetricia, el doctor Poblete afirma que en las relaciones sexuales, no existe ningún tipo de restricciones, la mujer puede decidir con que periodicidad desea hacerlo.

Una vez confirmado el embarazo y conocido su estado, empieza la etapa de control. La primera consulta es decisiva, pero todas son importantes, inclusive en los casos de madres que experimentan su segundo y tercer embarazo.

La primera consulta abarca información sobre síntomas, antecedentes familiares, flujos, la aplicación del conjunto de exámenes que debe practicarse la embarazada, alimentación y las vitaminas que debe consumir.

La alimentación es determinante, además de ser completa, balanceada y saludable, la embarazada debe recordar que no es el momento para iniciar o continuar dietas de adelgazamiento.

El doctor Juan Pablo Poblete, expresa que el control prenatal es decisivo, pues permite reconocer los problemas y atenderlos con prontitud, con una probabilidad cercana al 80%.

También es muy baja la posibilidad de tener un aborto durante la primera consulta. Aproximadamente el 17% de las mujeres tiene la posibilidad de tenerlo.

Lo importante entonces para la mujer es relajarse, sentirse bien y disfrutar el embarazo, que en definitiva es un tiempo inolvidable.

Cuando una mujer sale embarazada por primera vez se embarca en un viaje desconocido en el que las dudas le asaltan desde el momento en el que el test de embarazo sale positivo.

Lo primero que las futuras madres deben saber es que una vez confirmado el embarazo se debe iniciar el control prenatal lo antes posible, expresa la matrona Janice Reyes.

La especialista señala que los primeros estudios son de vital importancia porque son el punto de partida para determinar el estado de salud tanto de la madre como del bebé.

Para iniciar el control prenatal el médico o matrón tratante, indicará una batería de exámenes cuyos resultados descartarán o detectarán posibles patologías que tratadas a tiempo afectarán lo menos posible el embarazo.

 

Examen de sangre: con una muestra de sangre de la madre, se examinará si existe o no alteración en la tiroides, anemia, diabetes o alguna enfermedad de transmisión sexual. Es un chequeo completo que indicará el estado de salud de la mujer.

Examen de orina: este tipo de estudio es importante durante el embarazo dado que por alguna razón las mujeres gestantes no producen síntomas de infección de orina. Estas infecciones suelen agravarse si no se tratan a tiempo.

Ecografía transvaginal: su propósito es evaluar los latidos del corazón del bebé los cuales indican que hay vida, detectar la ubicación del embarazo (dentro o fuera del útero) y la edad gestacional. La primera ecografía es fundamental porque a partir de ella se regirán los demás ultrasonidos que se realicen.

Por lo general los primeros ultrasonidos se realizan vía transvaginal porque de esta forma se puede obtener mejor visibilidad del útero. Se recomienda iniciar el control prenatal una vez se confirme el embarazo ya que de esta forma se podrán evitar complicaciones futuras.

Durante los tres primeros meses, las náuseas, cansancio, vómito, mucho sueño, dolor de mama y de útero, son comunes, pero diferentes en todas las embarazadas. Unas experimentan estos síntomas más que otras.

Los síntomas no deben alarmar a la embarazada; no obstante, deben estar atentas a su frecuencia e intensidad. Lo que sí debe constituir una alarma son los sangrados.

Los embarazos siempre son diferentes. Hay mujeres que tuvieron un primer embarazo feliz y el segundo fue bien distinto en cuanto a malestares experimentados.

Lo cierto es que los embarazos hay que vivirlos disfrutarlos y sobre todo controlarlos.

Las embarazadas que siguen una rutina deportiva pueden continuarla, siempre bajo la consulta y dirección de sus entrenadores y ginecólogos. Bajar el ritmo de ejercitación y no participar en competencias es casi una obligación.

Las embarazadas que tienen una vida sedentaria y desean comenzar una rutina de entrenamiento, no deben olvidar la consulta y tener siempre presente que los ejercicios deben ser de bajo impacto. Se recomienda el yoga y la natación.