Menú Cerrar
Blog Ginecología

Síntomas para identificar trastornos hormonales en la mujer

Las hormonas son sustancias presentes en el torrente sanguíneo y se relacionan con el funcionamiento efectivo de todo el organismo, estas, intervienen en el crecimiento, el metabolismo, la función sexual, el estado de ánimo y la reproducción.

El doctor Juan Pablo Poblete, especifica tres fases en las que podemos darnos cuenta si estamos atravesando por un problema hormonal.

En primera instancia, se encuentran los trastornos asociados a la “glándula tiroides”, responsable del estado de ánimo, el metabolismo, la temperatura y otras funciones. Las alteraciones se presentan cuando la tiroides produce más hormonas de las necesarias (hipertiroidismo) o no produce suficientes hormonas tiroideas (hipotiroidismo).

Si la mujer presenta desánimo, constante frio, piel seca y lentitud; la tiroides podría estar fallando, para detectar este problema a tiempo, el especialista recomienda realizar una vez al año, el examen de la tiroides (TSH) y de resultar positivo, se recetará el tratamiento pertinente.

Por otra parte, el desorden en la menstruación, el cansancio, el aumento de peso y las ganas constantes de beber agua, orinar y consumir alimentos ricos en azúcar; pueden ser indicadores de la “resistencia a la insulina” –problema asociado a la producción de la hormona insulina, también conocido como la prediabetes-.

Esta afectación se presenta generalmente en personas con predisposión genética, sedentarismo, sobrepeso o malos hábitos alimenticios y el tratamiento se basa en  atacar las causas que lo originan y llevar una vida saludable.

Otro factor que determina un desorden hormonal en la mujer es el “hirsutismo”, un desbalance provocado en la producción de hormonas femeninas o masculinas de la mujer.

En este caso, se puede apreciar la aparición excesiva de vello en el cuerpo, profundización de la voz, aumento de la masa muscular, disminución del tamaño de mama y acné. Este trastorno se presenta generalmente en la etapa de la adolescencia y la menopausia.