Menú Cerrar

Obesidad y factores de riesgo

El metabolismo es un complejo sistema que regula cómo nuestro cuerpo utiliza la energía, juega un papel clave en nuestra salud. Cuando el metabolismo está en equilibrio, mantenemos un peso saludable; sin embargo, algunos desequilibrios pueden conducir a problemas como la obesidad.

Impacto en la Salud Pública:

Según la OMS, la obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial. En Chile, las cifras del Ministerio de Salud indican que aproximadamente el 40,2% de la población se encuentra en condición de sobrepeso, 31,4% de la población presentó obesidad no mórbida y 3.4% presentó obesidad mórbida, un factor crítico para el aumento de enfermedades crónicas.

Las consecuencias son palpables. Las hospitalizaciones relacionadas con la obesidad en Chile están en constante aumento, generando no solo preocupaciones de salud, sino también cargas económicas significativas.

Factores de riesgo

La obesidad es una condición compleja influenciada por diversos factores:

Dieta Inadecuada:

  • Consumo excesivo de alimentos altos en calorías, grasas y azúcares.
  • Deficiencia en el consumo de frutas, verduras y alimentos nutritivos.

Inactividad Física:

  • Estilo de vida sedentario sin suficiente actividad física.
  • Falta de ejercicio regular y movimiento.

Genética y Herencia:

  • Antecedentes familiares de obesidad pueden aumentar el riesgo.
  • Factores genéticos que afectan al metabolismo y la acumulación de grasa.

Factores Socioeconómicos:

  • Limitado acceso a alimentos saludables debido a restricciones económicas.
  • Entornos comunitarios con pocas opciones de actividad física.

Edad y Género:

  • La obesidad puede desarrollarse a lo largo de la vida, pero ciertos períodos, como la niñez y la menopausia, pueden aumentar el riesgo.

Condiciones Médicas:

  • Algunas condiciones médicas, como el síndrome metabólico o el hipotiroidismo, pueden contribuir.
  • Uso de ciertos medicamentos que pueden aumentar el peso.

Factores Psicológicos:

  • Estrés, depresión y ansiedad pueden contribuir al aumento de peso.
  • Comer emocionalmente como respuesta a situaciones emocionales difíciles.

Entorno Obesogénico:

  • Influencia del entorno que promueve comportamientos poco saludables.
  • Publicidad y acceso fácil a alimentos poco saludables.

Cambios Hormonales:

  • Alteraciones hormonales, como resistencia a la insulina, pueden contribuir al desarrollo de la obesidad.

Falta de Sueño:

  • La falta de sueño puede afectar los niveles de hormonas relacionadas con el apetito y la saciedad.

Es importante destacar que estos factores interactúan de manera compleja y que la obesidad generalmente resulta de la combinación de varios de ellos. Adoptar un enfoque holístico que aborde la dieta, la actividad física y los factores de estilo de vida es esencial para prevenir y gestionar la obesidad.