Menú Cerrar
Blog Ginecología

Todo sobre las Ecografías

Temas en este Artículo

Los cuidados prenatales, son una medida obligatoria para garantizar el sano desarrollo de la gestación, aunque un embarazo no representa una enfermedad o una discapacidad, una futura madre debe adaptarse a cuidados especiales durante este período de la vida.


Ecografías: Funciones y Efectos para el bebé

Técnica de exploración de los órganos internos del cuerpo que consiste en registrar el eco de ondas electromagnéticas o acústicas enviadas hacia el lugar que se examina.

La información está asociada al tipo de ecografía y al tiempo de embarazo, pero en general dan información sobre:

  • Determinación firme de si hay o no embarazo.
  • Las condiciones generales del bebé, su proceso de formación, crecimiento y peso aproximado.
  • Medición de la circunferencia del cráneo.
  • Determinación, por el tamaño del bebé, si se trata de un embarazo de riesgo.
  • Flujo de sangre intrauterino, estado de la placenta y del líquido amniótico.
  • Gestos del bebé: bostezos, si se chupa el dedo o no.
  • Estado de salud general de la madre.
  • Determinar la necesidad de una cesárea o si el parto es prematuro.

No, la tecnología del ecógrafo no es invasiva, por lo tanto, es completamente inofensiva para el bebé.

La especialista, la matrona Janice Reyes aconseja que ante la mínima sospecha, acuda a su médico tratante debido que esta condición se califi La cantidad que su especialista indique, todo depende del curso del embarazo. En general, se aplican durante los tres trimestres que dura el embarazo. Las más esenciales corresponden a las que se aplican entre las semanas 11 y 14, la 20 y la 24 y la del término del embarazo entre las semanas 36 y 38.ca de alto riesgo ya que puede generar incluso la muerte de la madre. “No es un tema para tomar a la ligera”, afirma.

Para reconocer el sexo del bebé y su posición se aplica una ecografía, posterior a la que se administra entre las semanas 11 y 14. Generalmente entre las semanas 17 y 20, con el fin de reconocer el sexo del bebé y su posición.


Ecografías: Tipos

Existen varios tipos de ecografías obstétricas y el especialista determinará cuál realizar según la edad gestacional, o la información que se requiera en un momento determinado del embarazo.

Los tipos son:

  • La bidimensional o 2D.
  • La tridimensional o 3D.
  • La ecografía 4D.
  • La ecografía Doppler.

La ecografía bidimensional o 2D, es la más usada, se visualiza en escala de grises y permite: la medición del bebé, el peso aproximado, el flujo de sangre intrauterino y el estado de la placenta y del líquido amniótico.

La ecografía tridimensional o 3D, ofrece una imagen estática del feto en tres dimensiones, es más nítida que la bidimensional y muestra el aspecto físico real del bebé. Esta imagen ofrece la posibilidad de estudiar el desarrollo de los órganos del niño. Generalmente se realiza después de las 26 semanas de embarazo.

La ecografía 4D, muestra la imagen en movimiento del bebé. A través de este tipo se pueden captar bostezos, gestos con la cara, movimiento de las extremidades, si se chupa o no el dedo.

Este tipo de estudios se realiza a partir de la semana 25, cuando el bebé ha alcanzado su desarrollo físico y es una alternativa usada para brindar a los padres la experiencia de observar al niño aún en el vientre. No obstante, los médicos en ocasiones, pueden usarla para confirmar el sexo del bebé o para analizar de forma más profunda alguna anormalidad detectada en la ecografía tradicional.

 Este ultrasonido es uno de los más importantes. Se realiza con el mismo ecógrafo con que se hacen las ecografías comunes en 2D, pero con la diferencia que, a través de ésta, se evalúan los flujos sanguíneos entre la mamá y el bebé, se realiza la medición de los valores sanguíneos y basado en esta información, se calculan los riesgos de desarrollar preeclampsia, parto prematuro, patologías cardiacas y si el bebé tendrá poco peso al nacer. Esta ecografía se aplica entre las semanas 20 y 24 (tercer trimestre).


Ecografías: Vías para realizar la ecografía obstétrica

Existen dos vías o métodos para realizar los ultrasonidos o ecografías. De acuerdo con la edad gestacional, el médico informa a la paciente el método que aplicará. Fundamentalmente son dos las vías: la vaginal y la abdominal.

La ecografía transvaginal se aplica en las primeras etapas de la gestación, cuando el saco gestacional mide entre 3 y 5 mm y el embrión 7 milímetros. Este ultrasonido permite ver de forma mucho más certera si hay o no embarazo, las condiciones generales del bebé y evaluar el cuello uterino.

La ecografía transabdominal se aplica cuando el embarazo está más avanzado, para obtener información de la formación y crecimiento del bebé. Para tal fin se aplica gel en la parte inferior del abdomen y se ubica la sonda en el área de interés.


¿Por qué es importante la ecotomografía transvaginal?

La ecotomografía transvaginal es un examen diseñado para ver el interior de la zona pélvica de la mujer. Se realiza entre las semanas 11 y 14, con el propósito de evaluar de forma exhaustiva la condición tanto de la madre como del bebé.

La ecotomografía transvaginal se compone de dos partes.
La primera tiene que ver con el análisis del cuello uterino de la madre, a fin de descartar un posible parto prematuro. También se realiza una medición de las arterias uterinas para constatar la circulación de sangre hacia la placenta y el útero. Este procedimiento disminuye a menos de 3 por ciento la posibilidad de un bebé bajo de peso o de desarrollar hipertensión del embarazo (preeclampsia).

La segunda parte de la ecotomografía transvaginal, permite la visualización completa del bebé en cuatro exámenes: la medición de la parte posterior del cuello, la visualización de las válvulas del corazón, el flujo en los ductos venosos y la presencia del hueso nasal. Estos exámenes permiten calcular el riesgo de la presencia de alguna patología genética.


Ecografía y pérdida gestacional

La ecografía es el medio empleado para determinar una pérdida gestacional; no obstante, cuando se aplica de manera prematura no se visualiza el saco gestacional, por eso debe repetirse una semana o diez días después, para saber si hay o no una pérdida gestacional.

Los expertos refieren como espera entre un mes y un año, en promedio seis meses y si bien es la mujer la que toma la decisión, siempre es recomendable una evaluación médica para obtener una respuesta certera.